Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia

Legado de José Félix Patiño, un patrimonio vivo para seguir descubriendo

Legado de José Félix Patiño, un patrimonio vivo para seguir descubriendo

 

 

– El ilustre exrector será recordado por sus aportes a la ciencia, a la consolidación del gremio médico y a la educación, pero sobre todo por su concepción humanística y ética de la vida. Una herencia resguardada en los archivos de la UN. 

 

 

 

 

 

 

 

 

Bogotá D.C., 28 de febrero de 2020 -Agencia de Noticias UN- ¿Qué hechos convirtieron al profesor José Félix Patiño Restrepo en uno de los rectores más reconocidos y entrañables de la Universidad Nacional de Colombia? La mayoría dirá que la recordada y aún vibrante Reforma Patiño, que le dio forma y carácter a la Institución que hoy conocemos. Los médicos, por su parte, destacarán sus aportes a la innovación de la práctica médica y el acceso a la información científica. Y la comunidad universitaria, probablemente, lo recordará como la persona que pensó en el bienestar del estudiante como algo fundamental para el buen desempeño académico; por eso impulsó proyectos como el de las residencias universitarias.

Sin embargo, muchos de quienes lo conocieron coinciden en que el profesor Patiño se convirtió en un símbolo por el hecho de ser un humanista –en todo el sentido de la palabra–, con total sentido de lo ético y por poner ese rasgo al servicio de la sociedad. Esto se puede comprobar en acciones concretas como la donación de su invaluable biblioteca personal a la Universidad Nacional de Colombia, compuesta por 11 mil libros y 2.000 discos de música clásica, que hoy reposan en la Biblioteca central Gabriel García Márquez, y por la entrega de miles de documentos personales y académicos al Archivo Histórico de la sede Bogotá.

“Al profesor Patiño siempre se le recordará por tres aspectos fundamentales: su compromiso ético con el paciente, algo que hoy casi no existe en la realidad médica; su concepción de que el estudiante debe tener una formación humanista y universal, para poder ser un sujeto crítico consigo mismo y con la sociedad donde se desenvuelve; y por siempre señalar que el derecho a la salud es una responsabilidad directa del Estado, por eso fue un duro crítico de la Ley 100 de 1993”, asegura Mario Hernández, profesor de la Facultad de Medicina UN y uno de los mayores expertos en la historia y evolución de la medicina en el país.

El profesor Hernández resalta, además, que la huella del exrector José Félix Patiño también se observa en el establecimiento de una comunidad médica sólida tanto en Colombia como en América Latina, puesto que fue uno de los fundadores de la Asociación Colombiana de Facultades de Medicina y desarrolló el proyecto para conformar la Federación Latinoamericana de Cirugía, desde donde incentivó la formación y el acceso a la información científica, en una época que no existían las avanzadas tecnologías de la información de la actualidad. Cabe destacar que también fue uno de los fundadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de los Andes.

En lo referente a la innovación médica, el profesor Patiño es reconocido como el introductor en el país de la técnica de nutrición parenteral (alimentación a través de las venas), usada cuando los pacientes no pueden tomar alimentos por sí mismos; en su momento, esto significó toda una revolución en el cuidado del paciente, recordó el profesor Hernández. Así mismo, se le atribuye la puesta en práctica en Colombia del modelo educativo Flexneriano (ideado por el estadounidense Abraham Flexner), que supuso la modernización de la enseñanza de la medicina, que se centró en el entrenamiento de los estudiante con casos reales, entre otros aspectos.

Una herencia por descubrir 

Gabriel Escalante Guzmán, coordinador del servicio al público del Archivo Central e Histórico UN, indica que todo el legado del profesor Patiño como educador, científico, médico, servidor público y rector aún debe ser ampliamente investigado y redescubierto, a partir de las donaciones que él entregó y otras que estaba a punto de ceder a la Institución, como es el caso de un archivo de aproximadamente 50 mil fotografías de procedimientos quirúrgicos en los que él participó en la Fundación Santa Fe, otra de las instituciones insignes del país de la que fue cofundador.

“Es un personaje inagotable que se desenvolvió en gran cantidad de ámbitos y su historia está reguardada en la Universidad Nacional de Colombia. El archivo que donó es grande porque recoge muchos momentos de su vida personal y profesional. En los registros familiares, por ejemplo, hay documentos de su padre, el médico y egresado de la UN Gabriel Patiño Camargo, que son importantes dentro de la historia de la medicina colombiana. También hay bastante información de su servicio público como ministro, de su trabajo como investigador y docente, así como de su paso por instituciones de otros países donde fue profesor visitante”, resalta Escalante Rojas.

El funcionario manifiesta que son muchas las investigaciones que se podrían desprender del fondo documental del profesor Patiño. Por ejemplo, sobre cómo en un periodo tan corto como rector, (1964 – 1966) logró reestructurar el funcionamiento casi total de la Universidad Nacional de Colombia: redujo de 34 a 11 las facultades, instauró un modelo de bienestar aún vigente, le abrió la puerta a más estudiantes con la creación de más carreras, logró triplicar la inversión que el Estado le giraba a la Institución, cambió la cara del campus con edificios emblemáticos como el Auditorio León de Greiff y logró establecer un modelo de búsqueda de cooperación internacional que le permitió cumplir con muchos de sus proyectos.

“Si alguien llega al Archivo Central a buscar una caja dedicada a la Reforma Patiño no la encontrará como tal, porque esa obra está distribuida en todo su legado, que abarca desde que salió del país por los hechos del 9 de abril de 1948 y llegó a Estados Unidos para estudiar en Yale, hasta su arribo a la rectoría; por supuesto, sí existen documentos clave sobre la Reforma”, explica Gabriel Escalante.

La invitación desde la Oficina Nacional de Gestión y Patrimonio Documental es a explorar estos archivos, abiertos al público, para redescubrir a uno de los personajes ilustres que dio forma a la actual Universidad Nacional de Colombia y quien, sin estar presente físicamente, seguirá dando luces de cómo construir una sociedad más humana.

 

(28/02/2020/Carlos Andrey Patiño G.)